Jóvenes crean empresa de reciclaje y ‘pepenadores’ pueden ganar hasta 15 mil pesos mensuales. 


Hace unos años Fernando Noroña descubrió que el plástico no eran tan malo, pues a través de ese material podía ofrecer trabajo a quien más lo necesitara. Con esa convicción se creó Deltarec, una empresa recicladora que da empleo formal a pepenadores de Nuevo León. 


 “En 2011 descubrimos que existía un modelo donde tú recolectabas plástico, lo trabajabas y lo vendías en México o al extranjero. Sin embargo, un año después de eso nos dimos cuenta de que nuestra iniciativa necesitaba un enfoque social porque no estaba funcionando muy bien”, explica Fernando. 


Desde ese momento, Deltarec fue creciendo poco a poco. Ahora no sólo es una empresa que piensa en reciclar plástico para venderlo al extranjero, sino que convence a pepenadores de entregar su material a cambio de un pago realizado a través de una tarjeta de débito. 


Leer más

¿Qué es la Globalización 4.0 y estamos listos para ello? 




Después de la Segunda Guerra Mundial, la comunidad internacional aunó esfuerzos para construir un futuro compartido. Hoy en día, debe hacer esto de nuevo. Debido a la lenta y desigual recuperación durante la década tras la crisis financiera mundial, una parte sustancial de la sociedad se ha visto atrapada por la insatisfacción y la amargura; y, no sólo con respecto a la política y los políticos, sino también con relación a la globalización y todo el sistema económico que esta sustenta. 

En una época de inseguridad y frustración generalizadas, el populismo, se ha tornado como una opción cada vez más atractiva, como una alternativa al status quo.Sin embargo, el discurso populista elude – y a menudo confunde – las distinciones sustantivas entre dos conceptos: globalización y globalismo. La globalización es un fenómeno impulsado por la tecnología y el movimiento de ideas, personas y bienes. El globalismo es una ideología que prioriza el orden global neoliberal sobre los intereses nacionales. 

Nadie puede negar que estamos viviendo en un mundo globalizado. No obstante, afirmar que todas nuestras políticas deberían ser “globalistas” es muy discutible.Al fin y al cabo, este momento de crisis ha planteado preguntas importantes sobre nuestra arquitectura de gobernanza global. Teniendo en cuenta que cada vez más y más votantes exigen “recuperar el control” de las manos de las “fuerzas globales”, el desafío que se enfrenta es la restauración de la soberanía en un mundo que necesita de la cooperación entre partes. En lugar de cerrar las economías a través del proteccionismo y la política nacionalista, debemos forjar un nuevo pacto social entre los ciudadanos y sus líderes, para que todos se sientan lo suficientemente seguros dentro de su propio país como parar permanecer abiertos al mundo en general. 

Leer más

¡Eventos para emprendedores en noviembre!                                                                                                    


Toma nota de las actividades talleres y expos para emprendedores y empresarios que se llevarán a cabo en México. 

¡Conoce y guarda en tu agenda los eventos más importantes del ecosistema emprendedor en México y Latinoamérica! 

Leer más

Quince claves para emprender en la región. 




Desde pequeña, Laia Barboza creció rodeada de consolas como Nintendo y Ataris en Maldonado, una ciudad a 130 kilómetros al este de Montevideo, la capital de Uruguay. Tras horas y horas de juegos entre amigos, Laia comenzó a experimentar poco a poco con la tecnología hasta que, finalmente, terminó en el otro lado de la pantalla: pasó de ser jugadora a creadora de videojuegos.Todo comenzó cuando Laia se animó a desarrollar la música para un videojuego creado por dos de sus amigos, Juan Manuel Pereyra y Pablo Pizzani. “Nos dimos cuenta que los tres hacíamos un equipo muy lindo y que el trabajo entre los tres se nos daba muy natural”, dice Laia. “Ahí fue cuando nos dimos cuenta de que teníamos que lanzarnos al agua”.Así fue como Laia, Juan Manuel y Pablo fundaron Pincer Games , una desarrolladora de videojuegos fundada en 2014 y que hoy ya tiene dos títulos propios. 

La empresa es hoy una de las desarrolladoras más importantes de Uruguay, país desde donde se exporta la mayor cantidad de softwares y videojuegos en toda América Latina y el Caribe, y cuya industria genera localmente más de 600 millones de dólares al año.Laia fue una de las 53 emprendedoras y emprendedores que consultamos, junto al Instituto del Fracaso, para conocer más de cerca a los protagonistas detrás de la Economía Naranja de la región. En el estudio también participaron más de 250 individuos a través de una encuesta en línea, todos ellos provenientes de las industrias creativas de América Latina y el Caribe. El resultado fue una verdadera radiografía a los emprendedores latinoamericanos, publicada en Emprender un futuro naranja: quince preguntas para entender mejor a los emprendedores creativos de América Latina y el Caribe.

Leer más